Torre Campanario

icono-patrimonio-guia-alcossebre

En 1783, diecisiete años después de consagrado el templo, se inician las obras de la torre, el que es sin duda alguna el monumento más emblemático del municipio, con diseño y dirección de Joan Barceló.

Se alza en el lado derecho de la iglesia. Se trata de una torre exenta, de planta octogonal, con cuatro cuerpos separados por cordones perimetrales y un remate. Los tres primeros cuerpos se refuerzan en los ángulos por contrafuertes, y el cuarto, el de las campanas, sustituye los contrafuertes por columnas de capitel compuesto, y entre ellas se abren vanos, alargados y con arco de medio puntos, donde se alojan las campanas. Coronando este cuerpo se sitúa una balaustrada circular. El remate consta de dos cuerpos superpuestos, con ventanas de medio punto y pequeñas columnas en los ángulos, y se asegura con ocho arbotantes.

En la cima de esta torre hay una imagen de San Juan Bautista, de madera recubierta de plomo. La portada de acceso está enmarcada por pilastras dóricas, y rematada con una hornacina con la imagen de Santa Bárbara. Mide 68m de altura desde su base, lo que la convierte en una de las más altas de la Comunitat Valenciana.

Todo el edificio está construido con caliza blanca sin signos ni marcas de canteros. Una escalera de caracol asciende hasta la cámara de las campanas. Adentrándonos en la leyenda que despierta la tradición oral popular, se dice que fue cimentada sobre los sarmientos, para evitar que las fuertes corriente de aire la pudieran mover o terminar derribando. Desde arriba la vista del pueblo, el valle y las montañas dan una privilegiada visión de la zona, el histórico Corredor de Alcalà y la Sierra de Irta.